Salud, Vida sana

¡Llegó el verano! ¿Cómo combatir el calor?

22 junio, 2015
Llegó el verano. ¿Cómo combatir el calor?

Ya está aquí. Seguramente la estación favorita del año. La llegada del verano se consumó ayer 21 de junio a las 18:38. Aunque es cierto que ya hemos disfrutado de buen tiempo en las últimas semanas, es ahora cuando realmente los termómetros comenzarán a apretar. Por eso, desde Mírate al Espejo vamos a ofreceros algunos artículos donde iremos desgranando útiles consejos para poner en práctica durante esta época.

Entre los puntos más importantes que tenemos que afrontar con la llegada del verano se encuentra, cómo no, combatir el calor, pero también otros fundamentales sobre cómo vigilar nuestra piel, la alimentación o los cuidados que precisas tanto los más pequeños como los mayores. Estos otros temas los iremos revisando más adelante, pero hoy nos centraremos en la lucha contra las altas temperaturas.

Es muy habitual que durante el verano nos encontremos expuestos a altas temperaturas. Esto ocurre aunque no queramos: de camino al trabajo, cuando quedamos con amigos o simplemente por dar un paseo. Aunque nos cueste asimilarlo, el calor es una agresión fuerte a nuestro organismo, ya que puede llegar a causar deshidratación, agravamiento de enfermedades crónicas o golpes de calor.

Un bño en la piscina o la playa puede ayudarnos a combatir el calor

Un baño en la piscina o la playa puede ayudarnos a combatir el calor

Lógicamente, existen personas que acusan mucho más las altas temperaturas propias del verano. Entre los grupos de riesgo nos encontramos con mayores de 65 años (sobre todo aquellos que viven solos), dependientes, personas con enfermedades crónicas, cardiovasculares u obsesas, así como aquellas que se encuentran bajo medicación o con fiebre.

Además, también existen ciertos factores que pueden colocarnos en una situación peligrosa con respecto al calor, como por ejemplo vivir en soledad, en una vivienda calurosa o difícil de refrigerar, no disponer de sistemas de enfriamiento, trabajar al aire libre o realizar prácticas deportivas intensas.

Por suerte para nosotros, nuestro cuerpo es una máquina inteligente que nos irá avisando que algo no se funciona como debería hacerlo. Los síntomas de alerta más importantes es notarnos la piel excesivamente caliente, seca y roja. Además, pasaremos por episodios de intensa sed. Junto a esto, es muy habitual que podamos sufrir fuertes dolores de cabeza e, incluso, nauseas.

Si no se pone remedio, otros síntomas que pueden aparecer son los de debilidad y cansancio acusados, así como la aparición repentina de fiebre, pudiendo producirse una rápida elevación de la temperatura corporal. Es bastante habitual también que suframos calambres en extremidades y abdomen junto con episodios de insomnio, aturdimiento o, en el peor de los casos, pérdida de conciencia o convulsiones.

Entre los principales cuidados para el verano y para combatir el calor se encuentra vigilar al máximo nuestra hidratación. De esta manera estaremos combatiendo la sed y ayudando a que nuestro organismo se mantenga fresco y a una temperatura correcta.

Vigila tu hidratación. Bebe a menudo aunque no tengas sed

Vigila tu hidratación. Bebe a menudo aunque no tengas sed

También tendremos que huir de la exposición prolongada al sol durante las horas centrales del día, evitando cualquier actividad física que sea exigente. También deberemos procurar que nuestro lugar de descanso sea fresco y acogedor.

Otros cuidados para el verano que pueden ser realmente útiles serán los de proteger nuestra cabeza contra el sol gracias al uso de gorras o sombreros, llevar una vestimenta ligera, amplia y de color claro y, por supuesto, salir siempre a la calle acompañados de una botella de agua.

En lo que se refiere a conseguir un hogar fresco y acogedor, sería conveniente cerrar todas las ventanas y cortinas en las fachadas que se encuentren expuestas al sol durante las horas centrales del día, pudiendo abrirlas por la noche para conseguir algo de corriente. Si fuera necesario, podremos darnos pequeñas duchas de agua fresca para ayudar a nuestro cuerpo.

Por último, en lo que se refiere a la alimentación, lo mejor será beber con frecuencia agua o zumos de fruta, evitando bebidas alcohólicas o excitantes, como pueden ser el té o el café.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR