Corporal, Salud

Precauciones al hacernos un piercing

23 septiembre, 2015
Precauciones al hacernos un piercing

La práctica del piercing, al igual que la de los tatuajes, se ha ido extendiendo en nuestra sociedad poco a poco, sin prisa pero sin pausa, hasta convertirse en algo habitual. Eso sí, si deseamos hacernos uno, hay ciertas precauciones que hemos de guardar para que todo vaya sin problemas. Descúbrelas en nuestro nuevo artículo en Mírate Al Espejo.

Como sabrás, el piercing consiste en atravesar la piel con una aguja especial y donde después colocaremos un adorno. Existen muchos tipos diferentes dependiendo de su forma, su tamaño o la zona de nuestra anatomía donde lo coloquemos. Por ejemplo el “labret” se colocará en el labio inferior, el “helix” en el cartílago de la oreja, el “navel” encima del ombligo o el “septum” justo debajo del tabique nasal.

Precauciones al hacernos un piercingExisten otras zonas del cuerpo donde podremos hacernos un piercing. Las más comunes, aparte de nariz u ombligo, son las orejas, los labios, la lengua o las cejas. Aunque hay prácticas más “arriesgadas” como pueden ser los pezones o los genitales.

Pese a que colocarnos estos pendientes es algo muy común y que los procedimientos han mejorado muchísimo en los últimos años, todavía hemos de guardar ciertos cuidados antes de hacerlo.

Entre las principales precauciones al hacernos un piercing nos encontramos con que aunque suene raro tienen ciertas contraindicaciones. Por ejemplo, los problemas cutáneos, la toma de medicinas anticoagulantes, los embarazos o las alergias a los materiales del pendiente son algunas de ellas.

Como decimos, colocar un piercing es un procedimiento que ha ido ganando en seguridad en los últimos años. Pero, lógicamente, dependiendo de la zona, será más o menos delicado. Aquellos lugares que congreguen más vasos sanguíneos serán mucho más sensibles a la punción. Ten presente que es bastante peligroso colocarnos uno en quemaduras, cicatrices, verrugas o lunares.

Otra de las precauciones al hacernos un piercing será utilizar materiales que sean considerados como seguros. Así, el titanio, el acero quirúrgico o el oro de 18 kilates son menos (o nada) propensos a las infecciones. Eso sí, siempre antes de que sean colocados en nuestro cuerpo, han de ser esterilizados.

Precauciones al hacernos un piercingLógicamente, hemos de ser muy cuidadosos con el material utilizado y la zona en la que sea colocado el pendiente. Lo mismo ocurre con el establecimiento al que acudamos. Es muy importante que acudamos a locales que cumplan escrupulosamente todas las condiciones higiénicas requeridas. De esta manera, reduciremos al máximo el riesgo de contagio de enfermedades. Entre las condiciones que han de cumplir, se encuentra con disponer de una buena ventilación y contar con el instrumental esterilizado.

En último lugar, la persona encargada de la perforación ha de estar completamente cualificado y con experiencia en esta actividad. De esta manera, nos aseguraremos que cumple con todas las normas higiénicas básicas, como lavarse las manos, utilizar guantes quirúrgicos o desinfectar la zona.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Federico 24 septiembre, 2015 at 4:00 pm

    Todos muy buenos consejos, tener un piercing es una responsabilidad, si no lo cuidamos luego nos lamentamos!

  • Leave a Reply

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR