Salud

La hidratación en la tercera edad

20 octubre, 2015
Residencias en Madrid

Resulta bastante habitual que muchas personas y familias acudan a residencias en Madrid o en otras ciudades para poder asegurarse de recibir (a ellos o a sus familiares cercanos) los mejores cuidados cuando llegamos a una edad. Con el paso de los años, nuestro organismo se hace mucho más vulnerable, lo que invita a extremar todas las precauciones.

Uno de los puntos en los que hemos de poner mucho más énfasis es en el agua que bebemos, ya que prevendrá problemas derivados de la deshidratación. En Mírate Al Espejo nos gustaría hacer hincapié en este asunto en las próximas líneas.

Aunque beber agua suficiente es necesario para cualquier persona, independientemente de su edad, los mayores han de vigilar mucho más este aspecto para poder mantener un equilibrio total en los líquidos de su organismo. Esto se convierte todavía en más importante cuando llega el verano y las altas temperaturas comienzan a apretar.

Residencias en MadridEn las residencias en Madrid, Barcelona u otra ciudad es más fácil que las personas consigan mantener una buena rutina de hidratación, ya que los cuidadores estarán pendientes de que así sea. Pero, ¿qué ocurre con el resto que no disfruta en uno de estos centros?

Con el paso de los años, a medida que nos hacemos mayores, nuestro cuerpo tiende a disminuir la cantidad de agua que almacena. Si a los 30 años supone alrededor del 60%, a los 80 apenas llegará al 50%, lo que supone un cambio notable. Las razones para que esto ocurra son variadas, como por ejemplo la disminución del estímulo de la sed (hipodipsia), la disminución de la función renal para concentrar la orina o la baja sensibilidad hormonal para preservar los niveles de agua corporal.

En estos casos, un problema de deshidratación puede producirse por dos factores principalmente. Por un lado, la disminución del agua que ingerimos habitualmente. Por el otro, la pérdida excesiva de líquidos por culpa de aspectos como fiebres, infecciones, orina o consumo de diuréticos.

Los síntomas que puede presentar un caso de deshidratación son una presión arterial baja, una frecuencia cardiaca acelerada, desorientación, orina escasa, pérdida de la conciencia o mucosa oral excesivamente seca.

Para evitar esta clase de problemas, la mejor actuación que se puede realizar es la prevención. Así es conveniente suministrar líquidos, preferiblemente por vía oral, al paciente y siempre de una forma controlada.

Residencias en MadridAsí, la ingesta de agua debe ser de 30 mililitros por kilo al día. Así, una persona mayor que esté en 60 kilos debería beber no menos de 1,8 litros de agua diariamente.

Es bastante habitual que las personas mayores no beban agua porque afirman no “sentir sed”, incluso en ambientes calurosos. Es importante que les hagamos ver que aunque no tengan esa necesidad, se debe llevar a cabo la ingesta para evitar problemas de salud.

Si necesitas cualquier duda, acude a cualquier centro de mayores en Madrid donde podrás recibir los mejores consejos y el asesoramiento más amplio en lo que se refiere al cuidado de mayores.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR