Vida sana

Falsos hábitos saludables

8 mayo, 2015
Falsos hábitos saludables

Hace relativamente poco tiempo que comenzamos a darnos cuenta que unos hábitos saludables podían ayudarnos a sentirnos mucho mejor en nuestro día a día, aumentando nuestra seguridad, nuestra salud y también nuestro bienestar, tanto interior como exterior.

Más que una moda, estamos ante un estilo de vida que decidimos aceptar y seguir con cierta constancia. En este progreso, hemos ido conociendo ciertas costumbres que, aunque son sanas, llevadas al extremo podrían llegar a causar más mal que bien. Son lo que nos gusta llamar “falsos hábitos saludables”. ¿Conoces alguno? ¡En el siguiente post te contamos los más habituales!

Falsos hábitos saludablesHay muchas personas que mantienen una dieta estricta para no engordar. Para conseguirlo, “abusan” de los alimentos 0% grasa que nos podemos encontrar en cualquier supermercado. En realidad, este tipo de producto no tiene por qué ser más saludable para nosotros si no sufrimos de obesidad, colesterol o diabetes. De hecho, suelen contener cantidades elevadas de hidratos de carbono o azúcares, que ayudan también a la ganancia de peso.

Según las asociaciones de nutricionistas, las grasas diarias que ingerimos deben rondar el 20%, ya que, en caso contrario, podríamos llegar a sufrir problemas en nuestra piel, de memoria o de fatiga intensa.

¿Has escuchado alguna vez que la gomina puede estropear tu pelo? O el caso contrario: ¿Te venden que los productos de fijación ayudarán a nutrir tu cabello? Lo cierto es que todo se basa en un mito, ya que no será ni mejor ni peor. Como mucho, el abuso podría afectar al aspecto exterior, pero nunca a su vitalidad, ya que no afectará a su raíz, punto fundamental para la salud capilar.

Gluten, agua y sol

Hace relativamente poco tiempo que nos hemos familiarizado con el problema de la celiaquía, es decir, la intolerancia de algunas personas a ingerir alimentos con gluten. Esto ha provocado que incluso gente que no sufre este inconveniente, apueste por una dieta sin esta clase de proteínas. Pues bien, un informe que ha visto la luz hace poco del Journal of Academy of Nutrition and Dietetics afirma que esta práctica podría ser perjudicial para los no celiacos, llegando a dañar nuestro intestino.

Otro de los hábitos saludables que hemos adoptado con total naturalidad es el de beber grandes cantidades de agua. Por desgracia, algunas personas se lo han tomado al pie de la letra y parece que no se despegan de la botella de agua. Lo más aconsejable será movernos entre valores que comprendan el 1,5 y los 2 litros diarios. Debemos tener precaución, porque superarlos de forma constante puede ser más perjudicial que beneficioso, afectando al funcionamiento de los riñones, o al equilibrio de nuestro cuerpo.

Falsos hábitos saludablesPor otro lado, tomar el sol puede ser una manera de conseguir una fuente inestimable de vitamina D. Esto no supone que tengamos que pasarnos largas horas tirados en la playa inmóviles. De hecho, un simple paseo al aire libre nos ayudará a que nuestro organismo sintetice esta vitamina.

Del mismo modo, la sauna puede ser una forma eficaz de eliminar sustancias nocivas para la salud. El problema viene cuando creemos que la sauna nos ayudará a adelgazar debido a la pérdida de líquido que experimentamos. Lo cierto es que esto no implica pérdida de grasa, y, en grandes dosis, podría crear debilidad, confusión y mareos.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR