Corporal, Estética

Errores habituales en el cuidado de la piel

12 mayo, 2015
Errores habituales en el cuidado de la piel

Uno de los puntos que más preocupan a las mujeres (aunque a los hombres también debería) en su cuidado diario es su piel, especialmente la del rostro. Es bastante habitual que para conseguir buenos resultados, utilicemos todo tipo de cremas o productos de belleza. Pero, en cambio, mantenemos alguna que otra rutina que, sin saberlo, está empeorando el estado de nuestra dermis.

Quizá el error habitual más extendido sea el de tocarse los granos. A veces lo hacemos de forma inconsciente, pero si fuéramos conscientes de lo perjudicial que es, tendríamos mucho más cuidado de no caer en estos comportamientos.

La consecuencia más típica será que nos pueda quedar algún tipo de marca en el rostro. Además, también podemos provocar una infección del grano por culpa de las microbacterias que tenemos en las manos. Lo único que podremos hacer será lavarnos muy bien la piel y la cara, utilizando algún producto para prevenir y reducir los puntos negros.

¡Pero cuidado! Porque otro fallo que podemos llegar a cometer en el cuidado de nuestra piel es pasarnos con la limpieza. No es nada recomendable hacerlo por la mañana y por la noche. Solamente con una de las dos será suficiente, preferiblemente antes de irnos a dormir. Podemos utilizar un jabón suave junto con un tónico o una hidratante. Si repitiésemos esta operación varias veces al día, solamente conseguiremos sequedad y agrietamiento. Algo nada recomendable.

Tenemos que tener cuidado tanto al maquillarnos como al desmaquillarnos

Tenemos que tener cuidado tanto al maquillarnos como al desmaquillarnos

Cuando salimos a la calle, de fiesta o tenemos algún acto o reunión importante, es totalmente normal que nos maquillemos aunque sea un poco. En el momento de retirarlo, solemos utilizar productos específicos con la ayuda de un algodón. Pero no siempre procedemos luego a aclarar nuestra piel. Fallo por nuestra parte. Un poco de agua nos ayudará a retirar todos los restos y proteger el pH de nuestra piel.

Además, pese a que creamos que es lo mejor para el cuidado de nuestra piel, tampoco deberemos abusar en exceso del exfoliante, ni en el cuerpo ni en la cara. Somos conscientes de que este tratamiento es básico para conseguir los mejore resultados, pero pasarnos con él puede ser más perjudicial que beneficioso. Trata de que el producto sea lo más suave posible y que no nos lo apliquemos más de una vez por semana.

Además, como dice el refrán, “en la variedad está el gusto”. Así que cambia tus tratamientos un par de veces al año. Al final, si utilizamos siempre los mismos productos cosméticos, lo más habitual es que nos acostumbremos a ellos. Tampoco tendremos las mismas necesidades durante el verano que durante el invierno. Cada épica requerirá unas necesidades específicas.

Tenemos que tener muy presente que un error habitual que solemos cometer es no prestar la atención que requiere al contorno de los ojos, zona de especial delicadeza en nuestro rostro. Si nos maquillamos y depilamos con cuidado, ¿por qué no utilizamos productos específicos?

Mucha precaución con el sol. Ponte siempre protección en tu piel

Mucha precaución con el sol. Ponte siempre protección en tu piel

Por último, no olvides nunca que tienes que usar cremas para el sol durante el verano, o durante el resto del año si vamos a la montaña o a la nieve. Además de problemas y enfermedades muy graves, estaremos evitando el envejecimiento prematuro de la piel.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR