Corporal, Estética

Diferencias entre presoterapia y drenaje linfático

19 junio, 2015
Diferencias entre presoterapia y drenaje linfático

En los últimos años han ido apareciendo multitud de tratamientos de carácter estético con el objetivo de mejorar nuestra silueta. Esto ha provocado que, en ocasiones, nos encontremos con alguna que otra dificultad para poder diferenciarlos. Por eso, desde Mírate al Espejo nos gustaría aprovechar nuestro nuevo post para hablarte sobre las diferencias entre presoterapia y drenaje linfático, dos de los procedimientos más conocidos y habituales.

Como en un artículo anterior ya os hablamos sobre la presoterapia, nos gustaría utilizar las primeras líneas para presentaros el drenaje linfático.

De una forma general, y sin entrar en muchos detalles, se podría afirmar que el drenaje es una especie de versión manual de la presoterapia. De cualquier modo, lo cierto es que ambos tratamientos buscan un objetivo común: limpiar nuestro cuerpo de toxinas y sustancias nocivas, eliminándolas a través del torrente sanguíneo de una forma completamente natural.

Diferencias entre presoterapia y drenaje linfáticoPese a que ambos procedimientos tienen puntos en común, lo cierto es que hay notables diferencias entre la presoterapia y el drenaje linfático. Este último será básicamente un tratamiento que combatirá la hinchazón que produce en nuestro cuerpo la retención de líquidos. Además, está altamente aconsejado tras una liposucción, cavitación o cualquier proceso de remodelado corporal o anti-celulitis.

Al ser una técnica completamente manual, el drenaje linfático ha de ser realizado exclusivamente por profesionales cualificados y con experiencia, de manera que sean capaces de estimular de una forma correcta la linfa que circula en paralelo con el sistema circulatorio.

Entre los principales resultados que podemos obtener con el drenaje linfático se encuentra una disminución notable de la retención de líquidos en nuestro cuerpo, así como una mejoría de la circulación y del estado de nuestra piel. Estas razones convierten a este procedimiento en un excelente suplemento a tratamientos con diferente aparatología.

Por su parte, la presoterapia estará enfocada básicamente a evitar la formación y el desarrollo de grasa en nuestro organismo, reforzando los tejidos de nuestra piel. Otro efecto de este tipo de procesos es que también combatirá la retención de líquidos e impedirá la formación de edemas.

Una de las diferencias entre presoterapia y drenaje linfático más importantes es que la primera técnica no será manual, sino que se servirá de una especie de botas grandes que ayudará a generar presión desde los pies hacia arriba, activando inmediatamente la circulación, produciendo un mayor movimiento de la linfa y reduciendo las toxinas y la grasa.

Diferencias entre presoterapia y drenaje linfáticoUna de las características más importantes de la presoterapia es que sus efectos no son visibles de forma inmediata. Más bien al contrario, ya que se empiezan a notar a partir de la cuarta o la quinta sesión, aunque en lo que se refiere a la mejoría de la circulación, sí que se producirá desde un primer momento.

Entre los principales efectos de la presoterapia, nos encontraremos la eliminación de toxinas, una menor tensión en músculos abdominales e intestinales, una mejoría en el sistema linfático y circulatorio o un alivio de la fatiga y el estrés.

Como has podido comprobar, las diferencias entre presoterapia y drenaje linfático son significativas pese a que muchas personas no consigan diferenciar ambos tratamientos a simple vista.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR