Salud

Cómo actuar ante un atragantamiento

3 junio, 2016
maniobra de heimlich

¿Sabrías cómo reaccionar si alguien que está a tu lado se atraganta con la comida o con un objeto pequeño? ¿Has oído hablar alguna vez de la maniobra de Heimlich en adultos o en niños? En el mejor de los casos, cuando nos atragantamos por ejemplo al comer un filete, lo único que tendremos que hacer es toser con fuerza para expulsar el trozo rebelde. Sin embargo, la situación puede agravarse y debemos saber cómo reaccionar. De hecho, en España cada año mueren atragantadas más de 1.400 personas. Un atragantamiento grave puede provocar una parada cardiorespiratoria por falta de oxígeno y hacer que la persona acabe falleciendo.

En este marco, la Federación de Cocineros y Reposteros de España (FACYRE), la Fundación MAPFRE y la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) acaban de presentar la campaña SOS Respira. Se trata de enseñar a los profesionales del sector a practicar la maniobra de Heimlich en adultos. El objetivo es también dejar claro que cuando se trata de un atragantamiento leve es suficiente con incitar a la persona a toser fuerte. En cambio, si se ve que la persona empieza a ponerse azul se ha de llamar con urgencia al 112 e iniciar la maniobra que comentamos.
atragantamiento en niños

De todas formas, es importante interiorizar una serie de medidas de prevención para evitar atragantamientos. Por ejemplo, cortar los alimentos en trozos pequeños o masticar despacio. Parecen obviedades, pero muchas veces las pasamos por alto. Para evitar un atragantamiento en niños es básico no darles alimentos que entrañen un riesgo evidente. Hablamos de salchichas, frutos secos, trozos de carne demasiado grandes, uvas o palomitas de maíz ya que se pueden atragantar con el grano. Ante este tipo de situaciones, es importante no dar golpes en la espalda en posición vertical. De hecho, la forma de actuar viene muy bien explicada en un vídeo de la OCU al que te invitamos a echar un ojo.

maniobra de heimlich en adultos

La forma exacta de hacer la maniobra de Heimlich es colocarse detrás de la persona que se esté atragantando y abrazarla por la espalda con los dos brazos. En esa posición y de pie, hay que colocar una mano cerrada apoyando el puño con el pulgar sobre el abdomen, justo por encima del ombligo y por debajo del final del esternón y la otra que recubra la primera. En esta posición, hay que inclinar a la víctima hacia delante para que expulse el trozo de comida o el objeto que le esté provocando la obstrucción. En el caso de los niños, pueden atragantarse con piezas pequeñas o botones de la ropa. Por eso es tan importante controlar qué se les da para jugar. La cosa cambia ante embarazadas, personas obesas y bebés de menos de un año. En estos casos, en vez de hacer compresiones abdominales, hay que hacer compresiones torácicas. Se trata de presionar en el centro del pecho, es decir, en el esternón. En el caso de los bebés, los colocaremos boca abajo con la cabeza más baja que el resto del cuerpo y sobre uno de sus brazos apoyado en las piernas. Se alternarán golpes fuertes entre las escápulas con compresiones torácicas, sólo con dos dedos, en el centro del pecho. De todas formas, lo mejor es que sea un profesional quien nos enseñe este tipo de maniobras y que, llegado el momento, tengamos la seguridad de saber ponerlas en práctica.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR